Losna

Conocer a Alex ha sido para mí una bendición. Pocas veces en el camino de nuestras vidas nos encontramos con almas tan puras y sencillas.

¡¡¡Y eso, hay que aprovecharlo!!!

De hecho, lo conocí y me acerqué a él en un curso que estábamos pasando juntos, porque sentí una atracción inexplicable hacia su alma, como un imán de luz blanca y supe que se lo tenía que decir, aunque yo no supiera bien por qué. Me tomó poco tiempo decidirme, aunque no soy una persona que vaya por el mundo diciéndole “cosas” a la gente; y lo que iba a hacer podría parecer raro.  Sabía muy dentro de mí que él no lo vería extraño. Él lo aceptó tranquilo y me dio las gracias, pero realmente las gracias las estaba dando yo internamente al Universo por mostrarme una persona con ese calibre de alma.

Así, como compañeros de curso, nos fuimos conociendo e intercambiando experiencias de trabajo y estudio, hasta llegar a sentir un gran cariño.

Compartimos experiencias inolvidables en el curso de Bioneuroemoción y a partir de ahí ha surgido una bonita amistad, entre todo un grupo además, al que llamamos ”Perfecto”.

Esa alma que vi y me atrajo como imán, no ha hecho más que mostrarse a través del tiempo, para que podamos, todos los que lo conocemos; alumbrarnos con su luz que enciende la nuestra sin egoísmos.

Alex es un gran terapeuta, con unos conocimientos y una sabiduría extraordinaria. Con ansias de compartir y enseñar. Los compañeros de curso le consultamos dudas muchas veces y él siempre está dispuesto a ayudar, a enseñar y a implicarse incondicionalmente; con una empatía y un aprecio, que pone en práctica la máxima de Carl Gustav Jung  cuando dice:

– Conozca todas las teorías. Domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas otra alma humana.

Eso siempre ha sido Alex para nosotros, otra alma humana. Hemos trabajado en grupo, nos ha compartido su experiencia como terapeuta, a los más novatos; y sus terapias funcionan de maravilla. ¿Por qué? Porque sobre todo, cuando consultes a Alex, como terapeuta, como amigo, como compañero de estudios o como instructor, lo que siempre tendrás delante es una de las almas más puras y con una de las vibraciones más altas que puedan estar pisando este planeta en estos momentos al que nosotros llamamos realidad.

Por eso empecé hablando de ALMA y termino hablando de ALMA. ¡¡¡Gracias Alex por acompañarnos!!!

 

¡¡¡¡¡¡¡Te quiero mi amol!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *